LAS IDEAS INNOVADORAS SE CREAN JUGANDO

¿Puede recordar alguna exhibición de algún producto en el último año, que le haya parecido muy sorprendente? Probablemente sí.

Y es que uno de los grandes retos que tienen las marcas, las tiendas y las empresas de diseño de exhibición, para innovar en la experiencia de compra en retail es presentar ideas frescas, impactantes, fácilmente replicables, que realmente le lleguen al corazón del comprador, que refuercen la imagen de marca y muevan a la compra. Y todo esto en un escenario donde el público es cada vez más difícil de sorprender, más “insensible”.

Todos quieren satisfacer esa larga lista de deseos. Ambicioso. ¿Cierto?

Es tan retador este empeño, que quien logre superarlo tendrá una ventaja evidente sobre sus competidores. Podrá capturar la atención de alguna generación de consumidores “omnichannel” o simplemente sobresalir en el paisaje de marcas. ¿Cómo destacarse en una realidad como esta? ¿Cómo proponer algo suficientemente diferente que, sin distraer la atención del producto, logre un vínculo emocional fuerte con el posible cliente? ¿Cómo encontrar formas originales de interactuar con un “target” específico (digamos los Milenials), sin desconectarse de los demás posibles clientes? O retos más prácticos ¿Cómo diseñar un exhibidor que sea increíblemente resistente, pero muy económico de producir? ¿O de transportar? ¿O de instalar? ¿O de …

El desafío para los cerebros que tienen a cargo esta tarea es máximo. Producir un éxito tras otro parece una tarea imposible, pero hay que completarla. Cada equipo detrás de una marca debe mantener un flujo permanente de ideas que permita mantener la vigencia año tras año. Ese es el ambicioso objetivo.

MACROS y otras “recetas mágicas”

Durante los últimos años, la práctica de la innovación ha venido agregando conocimiento y herramientas que permiten mantener un alto nivel creativo a la hora de diseñar nuevas experiencias en retail. Desde las cotidianas técnicas de creatividad, hasta versiones avanzadas del Design Thinking, los creativos recurren, cada vez más, a un amplio abanico de posibilidades para encontrar esa equiva idea genial. El abordaje más formal de los procesos creativos ha permitido, a muchas marcas, encontrar nuevas formas de sorprender, minimizando el riesgo tradicionalmente asociado a la innovación.

La metodología MACROS, que hace parte de este nuevo abanico de herramientas es un buen ejemplo de ellas.

¿Cómo es un proceso MACROS?

  1. M: Se define lo que se quiere lograr. (Por ejemplo: hacer más personalizada la exhibición)

1. A: Ampliar el conocimiento del usuario. Observarlo para entender sus motivaciones internas.

También ampliar el conocimiento de la tecnología para entender sus posibilidades.

2. C: Comprender profundamente las emociones involucradas, los tres o cuatro insights más significativos. Por ejemplo, “las personas tienen X estado de ánimo en la mañana y Y estado de ánimo en la tarde”. Luego seleccionamos un insight específico o una oportunidad particular para atacar.

4. R: Re-escribir la pregunta de trabajo tradicional.

Convertirla en una PE (Pregunta emocionante): ¿Cómo sería una exhibición que cambie de la mañana a la tarde automáticamente?

El siguiente paso es entregar esta pregunta al equipo de creativos. Este es un momento en el que se pueden diseñar retos creativos. Convertir el ejercicio de ideación en una competencia para ver cuál equipo logra responder de forma más increíble la pregunta. Ya sabemos que ningún creativo deja de aceptar un reto…

5. O: Optimizar las ideas. Escoger la mejor y convertirla en un prototipo real.

Validar las hipótesis en entornos controlados. Los buenos creativos se enamoran del problema, no de las ideas. De esta manera, siempre están dispuestos a cambiarlas para mejorarlas.

6. S: Show: Llevar la solución al mundo real para ver cómo se desempeña. Al estar aún en proceso de diseño, es probable que se deban hacer procesos MACROS para ajustar cosas que no se habían previsto. Las metodologías Ágiles, como SCRUM, son grandes aliados en estas etapas.

Jugar para Innovar

Uno de los componentes fundamentales de la metodología WakeUpBrain (de la que hace parte MACROS), así como otras del estilo de

Lego Serious Play o Innovation Games, es el uso de juegos para acelerar la generación y ejecución de ideas de innovación.

Muchas de las Preguntas Emocionantes que ayudan a innovar no son más que juegos mentales que abren posibilidades de pensamiento inesperadas. Ejercicios de innovación abierta,  en los que las marcas abren un concurso a todos los posibles proveedores, en el que compiten por llevarse un premio presentando la mejor propuesta en un tiempo determinado, no son más que grandes juegos que logran acelerar la creatividad.

Los juegos no solo incrementan la creatividad y hacen más rápido el proceso de generación y ejecución de las ideas, sino que además convierten el ejercicio en algo divertido, uno de los objetivos no menores que tienen quienes deben mantener alta la motivación de los equipos de diseño.

En un mundo en el que las marcas han probado tantas cosas para tratar de sobresalir, los juegos llegan a abrir nuevos caminos y despiertan los cerebros de los creativos.

Les informamos que próximamente estaremos dando las fechas y lugares donde se llevará a cabo un seminario y workshop sobre Innovación teniendo como invitado especial a Guillermo

Solano. A los interesados les pedimos nos envíen un correo a info@peope.com.mx, y con mucho gusto les estaremos informando sobre este tema.

Guillermo Solano es director de la firma Centro de Innovación (www.centrodeinnovacion. com) y fundador de la Red Iberoamericana de Innovación. Es autor del juego y metodología WakeUpBrain (www.wakeupbrain. com). Su Blog Jugar para innovar es uno de los más reconocidos en el mundo de la innovación (www.jugarparainnovar. com). Ha sido director de Retail en Hewlett Packard y ha sido asesor de marcas como: Telefónica, Carrefour, PepsiCo, Johnson&Johnson, Diestra, entre otras.

Compartir

Deja un comentario