GURÚ DEL MARKETING

De pandemias y manifestaciones

Es una nueva sección que no se basa en conceptos de mercadoctenia, ni en lo último que dijo un afamado mercadólogo; es por medio de conocimiento trascendental y universal, poder comprender lo que nos sucede en el mundo, cómo es que los fenómenos afectan a las personas y como tal a los mercados. Es en sí, una forma de empezar a ejercitarse en ser visionario en nuestra disciplina, teniendo claro una guía o un guía.

Existen reglas en el marketing, pero existen leyes que gobiernan al hombre, a la naturaleza y claro a la humanidad está supeditada a estas leyes. Para entenderlas hay que ver más allá, no tener miopía o una visión muy chata de las cosas, esto es simple; todo lleva su cauce y sus consecuencias, que hasta cierto punto lucen como obvias. Todos hemos oído habla del efecto mariposa; es algo similar lo que estamos viviendo actualmente, alguien estornuda en China y afecta a millones en Venecia o en Norteamérica. Estas leyes nos dicen que nada es para siempre, que unas veces estamos arriba y otras abajo, unas bien y otras mal, el punto radica en qué punto nos agarró, ya sea la crisis o la bonanza. En este mundo de oportunidades, tenemos que estar atentos a las circunstancias y a cómo se comporta el mercado, una de las características de las empresas modernas es tener una flexibilidad y una gran velocidad de reacción. Las empresas rígidas y lentas la han pasado mal a lo largo de la historia y no solamente en esta crisis pandémica en la que se atraviesa este mes de marzo.

Los medios de comunicación cumplen para el marketing dos papeles fundamentales: unos generan tendencia y el otro es que su visión es de corto, muy corto plazo o incluso inmediato. Al vivir del sensacionalismo, su papel no es hacer que la gente tenga una visión periférica, sino generar reacción, por eso para vender son muy buenos, hacen que las personas se muevan, pero si queremos basar nuestra estrategia de marketing en lo que la prensa dice, estamos muy mal, son un referente del presente, lo que tenemos que hacer es dar uno o varios pasos adelante; si vemos que la ola crece, tenemos dos opciones: prepararnos para dejarla pasar o montar la ola y aprovecharla para “surfear”.

¿Pero cómo aprovechar estas coyunturas o bien evitar perderlo todo? Pues muy sencillo: actuando antes sin caer en la desesperación, ¡nada es para siempre! Veamos; en tiempos de crisis, ya sea terremotos, paros nacionales, pandemias, guerras, etc. (Los hemos vivido a lo largo de 20 años de esta revista) la gente suele tomar acciones desesperadas, los genios de los negocios, saben esperar el tiempo propicio y actuar en el tiempo exacto; no antes, no después…

Durante las diferentes pandemias que hemos tenido, como el Coronavirus, la aviar, Sars, dengue, etc. Muchas empresas perdieron, en especial en el sector turístico, pero las del sector salud, tuvieron picos importantes. Las compras de pánico generan grandes volúmenes y todos podrían decir que eso es genial para las empresas de limpieza e higiene y en cierta forma sí, pero la mala noticia es que como dicen muchos expertos y gurús: el 99% de las cosas malas que piensas, nunca suceden. Y esto lo único que hace es generar un sobre inventario en los hogares y en un buen tiempo después de la crisis no se volverán a mover esos productos. Lo anterior, al generar desabasto, en automático se generan las órdenes de compra en sistema para proporcionar inventario en las tiendas que regularmente debe de ser de por lo menos una semana de ventas. Eso presiona a las plantas a hacer un esfuerzo extra y si no se sabe en qué momento vamos de la ola o de la crisis, puede resultar en que los desplazamientos serán más lentos; habrá una desaceleración en la adquisición de artículos de limpieza e higiene, por ejemplo. En ese momento actúa la ley de que nada es para siempre, vivimos en una impermanencia constante; eso hay que saberlo y si no, pues hay que recordarlo.

Las aguas volverán a tomar su cauce, siempre después de la tormenta, eso ¡es una ley! Así que en resumen podríamos dar los 4 puntos más importantes en tiempos de crisis:

  1. Anticiparse a los hechos: tener información fidedigna, estar al pendiente de las tendencias no sólo en moda o en diseño, sino en trend topics, política, movimientos sociales, salud pública, ecología y medio ambiente. El marketing es para gente de mundo (no sólo de glamour, sino de moverse en todas las esferas).
  2. Ser flexible: Todas las empresas tienen sus líneas de producto bien establecidas y a veces eso es su fortaleza, pero todos los sismas de la historia han derribado a los grandes imperios. En arquitectura se construyen edificios que amortigüen los temblores y no hacerlos rígidos, eso los derribará. Igual los coches, están diseñados para que en un impacto el auto absorba todo el impacto y proteger a sus ocupantes. Pues es de la misma manera debe pasar con las empresas, ante la crisis, ver si se puede mejorar el producto, adaptarlo o crear nuevos; acorde a los tiempos.
  3. Actuar rápido: las cosas pasan y pasan muy rápido, los accidentes, las crisis, las guerras, etc. Nuestros departamentos de ingeniería, desarrollo, marketing tardan meses en desarrollar un producto. Estos eventos son pruebas para evitar que siga habiendo ese, parálisis por análisis, es una sacudida a la mente y a las emociones, debemos ser más intuitivos, lo cual es peligroso si no hemos desarrollado ese sentido, podemos tomar malas decisiones, pues la intuición se nubla con el miedo y el pánico.
  4. Saber cuándo retirarse: Si la crisis te toco arriba de la ola y estás vendiendo mucho por el desabasto, las compras de pánico, la caída de los mercados, el alza del dólar, el precio de las gasolinas, etc. Recuerda que: nada es para siempre. Hay que proyectar el tiempo que podría durar determinada crisis y no seguir con esa inercia y quedarte con stock de producto, que no se moverá quizás hasta la siguiente crisis y tener dinero durmiendo en la bodega es la peor decisión que se puede tomar, por muy barato que esté el papel de baño…

En resumen: no sólo hay que abrir los ojos, sino ver de una manera diferente, no dejarse llevar por la inercia, recordemos que lo que digan las noticias y los políticos obedece a un aspecto reactivo y emocionaloide, no es una verdad contundente y menos para el mercado, pero por otro lado estos siempre van a provocar reacciones explosivas en las masas, si estás preparado, adelante aprovéchalas, si no es tu guerra, no vayas a ella, tendrás muchas bajas, espera que todo tome su curso, la vida es tan, pero tan efímera, una semana todos estaban volcados en los movimientos feministas y al día siguiente ya se habían olvidado de ellas por estar al pendiente del Coronavirus, todo es desechable, las noticias, los políticos, la moda, etc.

Atentamente

Gurú Marketing

editorial@peope.com.mx

Compartir

Deja una respuesta