GENERAL MOTORS: AUTOS SIN VOLANTE, NI PEDALES

Cruise AV, el primer vehículo de producción en lograrlo

Hace apenas el año pasado que General Motors nos dijo que los vehículos en menos de cinco años iban a cambiar más en toda la historia de la industria automotriz, y ahora vemos por qué. Los sueños del futuro se están cristalizando, nuestros sueños se están haciendo realidad, lo que algún día imaginamos como consumidores ahora ya son productos que podemos adquirir en el mercado. Lo más increíble de esta época es que los sueños a futuro de la gente común, ni siquiera podemos vislumbrar lo que la tecnología nos deparará, es algo que se sale de nuestra imaginación, sólo queda esperar y disfrutar de todas estas tentaciones del diseño, como la del Cruise AV.

Si el sueño de ponerse al volante de un auto último modelo era uno de sus objetivos; estimado lector; creemos que tendrá que cambiar la manera en que sueña, pues General Motors nos presenta precisamente un auto que ya no necesitará del volante, así es que, hasta los argumentos de venta tendrán que cambiar y acoplarse a las nuevas generaciones tanto de personas, como de productos. Tendremos que cambiar el concepto que tenemos de los productos y acostumbrarnos a los paradigmas que estarán cayendo día a día en las diferentes gamas de artículos que conocemos y la forma en cómo nos relacionamos con los objetos.

A principios de este 2018 en Detroit, Michigan, General Motors presentó una Petición de Seguridad ante el Departamento de Movilidad de Estados Unidos para la cuarta generación de Cruise AV, el primer vehículo de conducción autónoma construido para operar de manera segura por sí mismo; sin conductor, volante, pedales, ni controles manuales.

En el documento presentado a este Departamento, se plasma la visión de un mundo con cero colisiones para salvar vidas, cero emisiones para dejar a las próximas generaciones un mejor planeta y sin congestionamientos, para que ayuden a los conductores a recuperar tiempo de calidad; además, de reafirmarla misión de esta empresa por cumplir con la producción de vehículos eléctricos que sean autónomos y que cambien drásticamente el planeta.

El vehículo autónomo Cruise AV es el resultado de un desarrollo enfocado e incontables horas de pruebas y validaciones en el “mundo real”. Su estructura se basa en la del totalmente eléctrico Chevrolet Bolt EV, una plataforma diseñada como una puerta de entrada al futuro de la trasportación.

Dentro de las características operativas de este vehículo es la de contar con avanzados sistemas y sensores con la capacidad de ver el entorno en 360°, tanto de día como de noche. Además, está diseñado para identificar peatones o cualquier objeto que se cruce en su camino repentinamente y responder en consecuencia.

Puede maniobrar a través de conos, ceder el paso a vehículos de emergencia y reaccionar para evitar colisiones.

Al integrar desde el inicio el sistema de conducción autónoma en el vehículo, y mediante una estrecha coordinación entre el hardware y los equipos de software, se evaluaron posibles modos de falla para todos los sistemas y se abordaron durante el desarrollo para garantizar un producto seguro y confiable. Este enfoque en seguridad, combinado con las pruebas en uno de los entornos más complejos del mundo, le permite a General

Motors, dar el siguiente paso con un vehículo seguro que elimina el volante, los pedales y otros controles manuales. Cruise AV tiene un nivel de seguridad que va más allá de las capacidades humanas.

Siempre nos cuestionamos sobre la fiabilidad de las tecnologías, ya que creemos que el ser humano es más confiable, sin embargo, al ser los productos más complejos en su funcionamiento, se requiere por fuerza de la asistencia de tecnologías que permitan alcanzar las exigencias que el mercado y la sociedad requieren. Si no lo cree usted, tome una guía de calles que tenga por ahí guardada, trate de buscar una dirección en ese librito rojo que era fundamental todavía hace diez años.

Podrá notar que el proceso de búsqueda es muy lento y limitado, que no tiene funciones de búsqueda avanzada y que no le podrán guiar hasta su destino y lo peor es que no le puede dar un zoom. El creer que la tecnología nunca superará a las capacidades humanas, es un error de concepto, ya que las tecnologías no sustituyen a las personas, las hacen más productivas.

Compartir

Deja un comentario