ESPACIOS EMOCIONALES PARA COMPRAR

Tiendas Juguetron: el referente por excelencia

Para poder comprar un juguete a un niño, es importante saber qué quiere, pero sobre todo una manera de saber en realidad si esa elección será la que más le divierta es la de pasar un rato con los pequeños en una juguetería; verlos, oírlos y sentirlos cómo y con qué se emocionan es un aspecto fundamental para saber cómo será la relación con ese juguete, ya sea que juegue con este o con los hermanos o que se pueda divertir solo, si es hijo único o si se quiere integrar con otros chicos o familiares. La juguetería se ha convertido en un campo de pruebas para los padres de familia y es una manera de conocer las preferencias de sus hijos y por supuesto ir viendo con qué presupuesto deben contar para hacer realidad las aspiraciones de sus críos. Ya no se trata sólo de poner anaqueles donde ubicar cajas de juguetes; las compañías jugueteras invierten mucho en merchandising y debe ser la juguetería un crisol donde se fundan y se unan todas esas imágenes maravillosas que crean un vínculo muy especial entre la marca, el juguete, los personajes, las dinámicas de juego, las licencias de personajes y por supuesto de los niños. La industria del juguete es y debe ser muy cambiante, cada año o cada temporada se apoyan mucho de lo que se proyecta en cines y en las pantallas de televisión en casa, por lo que muchos modelos son muy efímeros, por eso hay que sacar provecho de determinado momento, pues hay muchos juguetes e incluso películas que quedarán en el olvido en un par de meses, así es que, saber de juguetes no es cosa fácil, se requiere de expertos en la materia, por eso recurrimos al líder para que nos platicará al respecto, claro, hablamos de Juguetron.

El juguete siempre ha encerrado una magia especial, un mundo lleno de imaginación y fantasías que era exclusivo del acto lúdico que se efectuaba con los juguetes de antaño, donde se compraban en mercados y tianguis, ahora la fantasía empieza desde la tienda misma. Pero en épocas anteriores era muy distinto, seguramente se ve esto tan lejano, pero estamos hablando de cuando los juguetes eran objetos pesados de madera, hojalata y las muñecas de “sololoy” – sí, como en las de las canciones de Crí Crí; “sololoy” eran esas muñecas de rasgos angelicales que llenaban de sueños a las abuelas y que no eran más que “sololoy” o celuloide, hecho a base de nitrato de celulosa y que gracias a sus propiedades flexibles de transparencia y resistencia a la humedad, se les aplicó en diversas industrias como en la fotografía, el cine y claro, en la fabricación de juguetes y que se descontinuaron por ser muy inflamables.

Hace muchas décadas ya que el juguete se abre camino entre los diferentes formatos de tiendas y en el negocio informal, historia que se sigue repitiendo, ya que en temporada alta es un negocio muy rentable, sin embargo poco se había hecho hasta antes de los ochentas del siglo pasado, ya que era muy aventurado hacer una tienda exclusiva de juguetes, sin embargo la visión de algunos empresarios vieron en este segmento una gran oportunidad ante el incremento de la población infantil que hubo después de los setentas, y que vinieron a cambiar la forma en que la infancia pudiera divertirse, ya que en los ayeres no había ropa, fiestas, cosméticos, música, etcétera, dedicados a los niños; las fiestas eran de adultos donde se reunían las tías, había bebidas alcohólicas, se fumaba inmisericordemente dentro de las casas plagadas de niños y la única diferencia eran los discos que repetían una y otra vez la música de rondallas y de Cri Crí, y cuando se aburrían las crías, salían a jugar al patio o a la calle, nada que ver con las fiestas actuales donde hay artistas musicales, ropa, juegos, dinámicas, payasos y entretenedores, espacios lúdicos, recuerdos, es decir, toda una industria dedicada al entretenimiento infantil y entre ellos, la industria del juguete que se hace presente con artículos cada vez más sofisticados.

Esta industria significó por ejemplo en ventas, casi unos 13 mil millones de dólares en México en el 2017 y en donde la participación más grande con el 70%, se lo llevarán las empresas multinacionales –encabezadas por Hasbro y Playmobil– el restante 30% se divide en partes iguales, entre los jugueteros mexicanos y los importadores. Cabe señalar que la noticia triste es que el 50% de los juguetes que se compran en México se hacen en el mercado informal -según varios medios periodísticos. Sin duda que estas épocas son muy buenas en muchos sentidos para los niños de este tiempo, aunque los adultos contemporáneos tengan que gastar cada día más en los onomásticos y celebraciones de sus bendiciones…

Es por eso que esta industria tiene que vencer muchos aspectos en contra y, aun así, siempre hay mercado para seguir creciendo, pues es una época donde se les quiere dar lo mejor a los niños y claro que hay muchas formas en que se pueden hacer realidad no los sueños, sino las exigencias de los niños, pues existen muchas formas que se adaptan a la economía de las familias, así es que a pesar de todo se van encontrando las maneras de poder cumplir con las demandas del mercado.

Romper una de las inercias más fuertes era la de abrir nuevos espacios para que el juguete no fuera exclusivo de la temporada navideña, ya que esta tendencia sigue siendo muy fuerte con un 70% de la venta en la industria del juguete en esta época, por lo que es importante hacer más a lo largo del año para que el sector crezca y que se pueda tener siempre un lugar donde los niños quieran no sólo comprar, sino pasar un rato entre sus personajes favoritos y que puedan conocer y relacionarse con las novedades que ofrece el mercado. De ahí la importancia y la visión de un grupo de empresarios que se dio a la tarea de abrir tiendas especializadas para juguetes y que no fuera sólo en una sección de un supermercado o de una tienda departamental, sino ofrecer un espacio a manera de escaparate donde los infantes puedan tocarlos, oírlos, sentirlos, en sí; una experiencia sensorial, ya que muchas empresas han adaptado su packaging para que los niños interactúen con el juguete y les sea más atractivo elegir y pedir que se los compren.

El sueño comenzó con la idea de contribuir con la diversión y entretenimiento de la familia mexicana y qué mejor manera que con la fabricación de mejores juguetes, gracias a la iniciativa de empresarios mexicanos, jugueteros de tradición con más de 50 años en el mercado, a quienes les surgió la idea de formar una empresa como Juguetron, esto fue en 1989, cuando se abrieron cinco tiendas en la ciudad de México y que a través de los años han ido madurado el concepto e innovando en diferentes formatos de negocio como cadenas, bodegas, outlets, express, venta mayoreo, venta por catálogo y exposiciones en las que reúnen a más de 60 proveedores, teniendo una excelente mezcla de producto, se han enfocado en tener una exhibición que resulte atractiva y fácil de recorrer para los compradores, además de comprender la importancia del servicio.

Juguetron es líder en las distintas unidades de negocio en las que operan, como lo son Expo tus juguetes, en el WTC, Puebla, Palacio del Juguete, entre otras. Estas sólo se abren en temporada navideña, debido a como lo mencionamos anteriormente, a su capital importancia en el gremio juguetero. Como vemos en este negocio, es importante generar condiciones propicias para el negocio, no basta con tener las mejores tiendas para este propósito, todavía hay mucho mercado que ganar y generar las condiciones para que adquirir un juguete sea más común y que se convierta en parte de los hábitos de las personas y no sólo en ocasiones muy, muy especiales. Esto es factible ya que como vemos el mercado es muy amplio, sólo es cuestión de quitarle espacios y oportunidades de compra al mercado informal.

Juguetron desde adentro…

Es una empresa muy mexicana que se ha consolidado como líder en el sector especializado de juguetes y en la actualidad cuentan con más de 125 tiendas a nivel nacional, ubicadas en las principales ciudades del Bajío, el centro y el sur del país. Esto es lo que atrae nuestra atención a quienes nos dedicamos al In Store marketing, ya que no se trata de un número nada más, sino de la concepción misma del espacio propicio para vender un producto con muchas particularidades, pues ya no es un almacén de cajas con juguetes, sino generar las condiciones propicias bajo un concepto clave que los hace únicos, que es el servicio y la innovación, ya que en estos tiempos modernos tratan de no ser tan tradicionales y les gusta romper moldes con nuevas estrategias de comunicación afines a los niños y sus padres, siendo fieles a su ingeniosa campaña umbrela: ¡a jugar!

Los eventos claves para dar ese gran salto se dieron gracias a una correcta mezcla de producto en las tiendas, teniendo una adecuada exhibición y una buena comunicación. Estos fueron los principales pilares; la idea era que todos los niños y sus padres encontraran en estas jugueterías el lugar como un referente para hallar los mejores productos y una gran variedad de juguetes siendo de vital importancia que se ubiquen en las principales ciudades de México.

En Jugetron le apuestan al trabajo en equipo, pues cuentan con un grupo interdisciplinario donde todos, incluyendo, Dirección General, Mercadotecnia y Operaciones participan en la creación de las diferentes estrategias. Dentro de esta empresa cuentan con un grupo experto de mantenimiento y visual, encargados de hacer realidad los proyectos. Aunado a esto, todos los vendedores pasan por un riguroso entrenamiento de servicio y conocimiento de producto que en autoservicios o departamentales no ofrecen.

La exhibición

Una juguetería no es solamente el paraíso de los chiquillos, es digamos el “merchandising paradise”, un lugar donde casi todo es posible, donde impactar es la palabra clave, un lugar lleno de texturas, luces, colores, formas, personajes, historias, fantasías y más… este es el caso de Juguetron, un lugar que no es para entrar y salir con un juguete, es un espacio para descubrir, imaginar y meterse de lleno en cada juguete, en cada pasillo, pues las secciones están no sólo señalizadas, sino que de manera temática nos permite adentrarnos en cada espacio para que antes de buscar la opción del juguete, podamos sumergirnos en cada submundo, es como un video juego donde cada góndola es un nivel donde la aventura se desarrolla.

La principal innovación que nos presenta este espacio es la de mezclar la tecnología y la trasparencia de los aparadores para comunicar un ambiente nuevo, alegre y con la mejor mezcla de producto.

Una juguetería debe ser un espacio lúdico, debe de permitirse muchas cosas que incluso el autoservicio deja hacer en su departamento de juguetería con todo y sus reglas estrictas de exhibición. Los espacios para niños son alegres por naturaleza, pero la alegría no es suficiente para vender, se requiere de ir llevando al visitante por los mundos de la fantasía para que surja una relación afectiva con el juguete, que surja la magia entre el niño y determinado personaje, pues para el niño no es un juguete, es su amigo, su compañero, confidente, etc. Es una relación cien por ciento emocional, hay juguetes para toda la vida; los que permanecen de manera física y los que nunca se olvidan, ya que el juego al implicar emociones, por ende, ancla esos momentos de manera permanente.

Literalmente lo llamativo de esta tienda son sus colores y las gráficas que animan y sugieren no sólo el juguete sino el tema a jugar, no se trata de un muñeco o una muñeca, sino de todo el mundo que gira alrededor de cada personaje, de cada caja, de ahí la importancia de que la comunicación visual sea muy sugerente y que denote en cada banner, cenefa e imagen de la tienda todo un tema a seguir, desde el mundo sublime de las princesas, hasta la acción de personajes increíbles y fantásticos, sin duda alguna, antes de tomar cualquier caja de producto, ya hay un pensamiento de adónde queremos dirigirnos con cada juguete, cuál será la situación real o ficticia que nos conduzca a ese juego, ese imaginario lleno de simbolismos, es decir; como adulto, imaginas los momentos y las situaciones que se generarán con determinado juguete y por otro lado, el niño querrá desde ya mismo iniciar ese viaje lleno de imaginación y fantasía, por dicha razón el espacio y los gráficos siempre sugieren no el juguete, sino el juego a jugar.

También mucho hemos hablado de esa simbiosis que debe haber entre la tienda física y la tienda virtual, en Juguetron también se sabe esta relación y dentro de la tienda existe un kiosco donde se puede acceder a la tienda en línea y poder tener lo mejor de dos mundos, sin duda esto será cada vez más frecuente en el retail y será una condición necesaria para la tienda del futuro.

El retail es sin duda un trampolín que ayuda a proyectar muchas emociones y principalmente que las cosas sucedan, es el puente natural en el que niños y adultos se relacionan íntimamente con los productos y en las tiendas Juguetron vemos un ambiente cordial que motiva a ir descubriendo la tienda. Pero como todo evoluciona, ya se están gestando las nuevas generaciones de tiendas que Juguetron nos está preparando, estamos seguros que pronto volveremos a saber de ellos y a que nos presenten sus nuevas ideas para sus tiendas, sin duda que este referente de los juguetes se posicionará aún más con las estrategias que nos están preparando, no nos queda más que esperarlas y mientras tanto seguir jugando, que es una parte importante en el desarrollo de todo ser humano, no importa la edad o la profesión, ya que el juego incluso en nuestra práctica profesional irremediablemente nos hará más creativos, por eso es importante disfrutar nuestras actividades y no tomarnos tan en serio, visitemos de vez en vez una juguetería, es una terapia que nos transportará a otros mundos, debería incluso recomendarse dentro de una estrategia de empresa para que sus ejecutivos sean más creativos, pero si lo van a hacer, que por favor que sea en Juguetron.

Compartir

Deja un comentario